Hoy, cuando se cumplen diez años… (Un pequeño tributo a Rita Guerrero)

Hoy, cuando se cumplen diez años de que abandonaras este mundo,

dejando tanta belleza y tanta reflexión, te escribo para que sepas que te sigo recordando.

Te recuerdo a través de las imágenes que inundan mi vista interna con tu expresión teatral, poderosa, indeleble, y tu cabello negro, libre, rizado;

te recuerdo a través de las letras que realzan, cada vez más, la lectura de lo que fuiste para todos, pero en especial de lo que fuiste para mí en este mundo a veces destrozado;

te recuerdo a través de tu voz, que siempre será mía porque nadie te oye como yo lo hago, con la agudeza de mi oído eternamente aprisionado;

te recuerdo en el ciclo infinito que te escuchará hasta que yo también abandone este mundo, ya dormido, ya cansado (y tal vez después).

Te conocí en una casa que no recuerdo, porque lo que permaneció en mi mente fuiste tú;

te seguí por muchos lados que ahora se escapan a mi memoria, porque lo que quise ver eras tú;

un día de mayo te llevé un pastel para celebrar tu vida, y apagaste unas cuantas velas, aunque todo el fuego siempre lo encendieras tú;

te oí cantar con la gran Santa Sabina, con el sublime Ensamble Galileo, y con un coro joven que parecía maduro, porque ahí estabas tú.

Ahora, también te conozco y te sigo y te llevo pasteles y te oigo cantar, porque todo lo maravilloso que me dejaste, que nos dejaste, continúa en el afluente de un río que nunca se seca, porque desemboca en ese mar adentro en la sangre, que es la sangre de todos aquellos cuya alma tocaste tú.

Luego, te conocí aún más incluso después de haberte ido, pues transcribí canciones y monólogos y diálogos a otra lengua, a otros signos, mientras te veía en una pantalla diminuta, que hacías grande con lo que eras tú.

Ahora, te recuerdo a través de todo lo que dejaste en mi intelecto, en mi espíritu y en mi corazón, y sobre todo porque tu voz nunca se borra. Para no olvidarte, siempre habrá una canción.

Hoy, cuando se cumplen diez años de que abandonaras este mundo…

Olvidé las palabras

Olvidé la lengua

La voz de las palabras

Pero sé que tú y yo

Somos dos voces

Unidas por la noche…

Espejo, Santa Sabina (2012)

Si te gustó lo que leíste, echa un vistazo a mis libros aquí

Publicado por Mauricio

Inquieto y melancólico. Ingeniero Industrial y Licenciado en en Lengua y Literaturas Modernas (Letras Inglesas) que gusta de leer, escribir y traducir. Restless and melancholic. Industrial Engineer with a B.A. in English Language and Literature, who enjoys reading, writing and translating.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: